martes, 24 de enero de 2012

Textos Expositivos

Un texto expositivo es el que expone de forma objetiva hechos, ideas y conceptos. Su finalidad es informar sobre un tema determinado, de manera que el autor en ningún caso plasme sus opiniones, pensamientos o sentimientos.
Se pueden distinguir dos tipos de textos expositivos: Por un lado, los divulgativos que informan de temas de interés general para un público no especializado, sin conocimientos previos. Pertenecen a este tipo de textos: las conferencias, los libros de textos, los artículos periodísticos, exámenes, reseñas, etc. Por otro lado, los especializados que no sólo informan sino que pretenden hacer comprender aspectos científicos, por lo que exigen un receptor más especializado, con un mayor grado de conocimiento del tema. Presentan, por tanto, una mayor complejidad sintáctica y léxica. Pertenecen a este los textos científicos, jurídicos, humanísticos, etc.
Algunas características lingüísticas de los textos expositivos son: - La objetividad (tendencia del uso de la 3ª persona verbal, léxico denotativo). - Uso de oraciones impersonales y enunciativas. - Claridad, precisión. - Uso preferente del presente intemporal y del modo indicativo. Puntualmente, el uso del imperfecto si se trata de la descripción de procesos. - Uso de conectores (ordenadores del discurso, explicativos, ejemplificadores). - Empleo de recursos como las comparaciones, definiciones, enumeraciones, ejemplos.
Los textos expositivos son conocidos como informativos en el ámbito escolar. La función primordial es la de transmitir información pero no se limita simplemente a proporcionar datos sino que además agrega explicaciones, describe con ejemplos y analogías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada